20 de noviembre

En el día de hoy hemos tenido una nueva sesión de crecimiento espiritual, un taller que nos hace interiorizar y profundizar sobre aspectos de la vida. En esta ocasión, nuestro tema de reflexión ha sido la confianza, actitud con la que nos ponemos en las manos de los demás y de nosotros mismos. Han sido momentos intensos en los que hemos terminado hablando de la felicidad.



13 de noviembre: nuestra quinta sesión

Nueva sesión del taller

El pasado viernes, 13 de noviembre, tuvimos una nueva sesión de crecimiento espiritual de la mano de Miguel, una sesión que, como en las anteriores, nos removió por dentro. En esta ocasión ella reflexionamos sobre “los valores” y lo hicimos con la ayuda de la película “Diarios de la calle”.



23 de octubre: cuarta sesión del taller

El pasado viernes, 23 de octubre, tuvimos un nuevo encuentro del taller de “crecimiento espiritual”.

Iniciamos la sesión con el juego “máxima ganancia”.

Nos dividimos en dos grupos y nombramos un representante. A cada grupo nos dieron dos cartulinas: una roja y otra azul. Cuando la persona moderadora contó hasta tres, los representantes levantaron una de las dos cartulinas previamente consensuada la elección en el grupo y atendiendo a los siguientes criterios:

-si ambos grupos elegimos el color rojo, ambos consiguimos +5 puntos;

-si ambos grupos elegimos el color azul, ambos consiguimos -5 puntos;

-si un grupo elige el color rojo y el otro el color azul, el que ha elegido color rojo consigue -10 puntos y el que ha elegido color azul consigue +10 puntos.

Se repitió lo mismo cuatro veces, anotando los resultados en una pizarra. Antes de comenzar la quinta tirada, la persona moderadora ofreció la posibilidad de que los representantes de cada equipo se reunieran . Los representantes volvieron a sus grupos y debatimos nuevamente la elección del color, pero con los puntos duplicados. Se repite la misma acción antes de la octava tirada, triplicándose los puntos y con la décima se quintuplican. Al finalizar la décima tirada, se observaron los resultados totales de cada grupo.

Terminado el juego hicimos una reflexión acerca de cómo nos hemos sentido, qué es lo que ha ocurrido y si lo que había ocurrido tiene alguna relación con nuestro día a día.



9 de octubre: ¡nueva sesión del taller!

La sesión de hoy la iniciamos hablando de Francisco de Borja, Santo Jesuita más conocido por su trayectoria en la corte de Carlos I y por su familia. Se le representa con una calavera, símbolo de la muerte y el inicio de su conversión. Con su ejemplo de vida nos planteamos la pregunta de ¿a quién o a qué estoy entregando mi vida?.

San Francisco de Borja tenía una vida acomodada pero lo dejó todo, se hizo religioso y fue ordenado sacerdote, buscando un sentido a lo que hacía y encontrando su verdadera vocación. Se entregó del todo y, en su elección, se quedó con el TODO, que es lo que verdaderamente importa.

Nos planteamos las siguientes preguntas: ¿y nosotras? ¿qué hemos hecho ante una experiencia con Dios? ¿nos hemos conformado? ¿hemos intentado hacer las cosas mejor, ayudar a los demás?

Terminamos el taller con una oración que nos ayuda a reflexionar sobre nuestro día a día, a tener un momento para nosotras donde encontrarnos con nosotras mismas.



25 de septiembre

El pasado 25 de septiembre retomamos los talleres de Crecimiento Espiritual gracias a la inestimable ayuda de Miguel y lo hicimos partiendo de la historia de Joan de Arcadia, una adolescente de un pueblecito estadounidense que un día se da cuenta de que puede hablar con Dios; Él se le presenta con la apariencia de diferentes personas y le invita a hacer diferentes cosas con la finalidad de que haga feliz a la gente que le rodea y de que le ayuden a ella misma a crecer como persona.

Con la perspectiva de esta historia, Miguel nos lanzó la pregunta de "quiénes de las presentes habíamos tenido un encuentro con Dios"; todas levantamos la mano y contamos nuestra experiencia, convirtiendo ese momento en algo muy especial y emotivo, dándonos cuenta de que somos capaces de abrir nuestros corazones mostrándonos cómo somos, sin cuestionar a las demás y con la confianza de ser escuchadas y apoyadas.

En algunos de nuestros relatos es indudable no sentir el carisma de Chari; con su acogida y ayuda hemos recibido una nueva oportunidad para salir adelante con nuestros hijos y con la que hemos encontrado a Dios.



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.