Dando lo mejor

El día a día en la Casa es intenso (el despertar de mamás y niños, desayunos, arreglo de habitaciones, preparación de clases, trabajo, cuidados de los más peques, talleres...). Durante todos estos momentos procuramos dar lo mejor de nosotras, intentando que la Casa sea lugar de alegría y de aprendizaje constante.


20 de octubre-un precioso día de otoño

Hoy, mientras volvíamos del cole, nuestra calle estaba envuelta en un mar de hojas, hojas de un color especial; sentirlas en nuestras manos, lanzarlas al vuelo y observar cómo caían... ¡qué divertido! Son las historias del otoño, historias de nuevas sensaciones y emociones que animan el día a día.

En este tiempo difícil, lleno de incertidumbre, son estos pequeños momentos los que nos llenan la vida y los que nos hacen poner siempre sonrisas.



20 de octubre

Hoy es para nosotros un día muy especial: ¡hemos conseguido nuestro libro de familia!.

Muchas gracias, Chari, por ser madre, amiga, compañera y estar en todo momento con tu mano tendida, sobre todo cuando más la necesitamos; y muchas gracias, también, al equipo educativo por estar siempre ahí.

En la vida, poco a poco, se va consiguiendo aquello por lo que se lucha; es ir siempre hacia adelante, luchando y trabajando duro pero con ilusión y constancia.



19 de octubre

Seguimos con nuestras tardes en el patio, aprovechando los últimos rayos de sol del otoño, disfrutando de buenos momentos de juego.

Esperamos con ilusión el nuevo bebé; nos gusta poner nuestras manos en la barriguita de su mamá y percibir esa vida interior.

También hemos disfrutado en la ludoteca jugando con la plastilina ¡qué divertido es moldear con nuestras peuqeñas manos!.

Y lo que más nos gusa es el momento de baño, chapoteando en el agua calentita. Y luegooooo… nos toca secarnos el pelo. 

Y, por supuesto, antes de cenar, nos lavamos las manos y, como todavía no llegamos muy bien al lavabo, utilizamos la bañera, que es más divertido y, además, podemos hacerlo solitos...

 



13 de octubre

Estos días estamos aprovechando los pequeños ratos de sol para jugar y recorrer nuestro jardín de la mano de nuestra educadora Rocío.

También pasamos buenos ratos en la ludoteca, disfrutando con los cuentos de texturas y sus dibujos asombrosos, de las pequeñas historias relatadas y, si nos portamos bien, tendremos nuestra pegatina de buen comportamiento.

Además, Don Santiago, el párroco que viene a celebrar la Eucaristía cada día, viene a saludarnos y a pasar un ratito con nosotros; es un momento muy especial y entrañable.  



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.