“Ayudamos a las jóvenes a salir adelante y tener una vida normalizada con sus bebés”15/05/2019

“Llegan rotas, con heridas fuertes”, explica Rosario Álvarez, directora del centro materno infantil Ave María, que acoge en un ambiente familiar 14 mujeres gestantes o con menores

 

Una joven universitaria, embarazada, se tiró por la Peña Celestina acosada por la presión social. Fue uno de los motivos que llevaron al sacerdote Doroteo Hernández Vera, en el año 1947, a poner en marcha en la calle Libreros un centro “para estar al lado de la mujer en un momento especialmente delicado”.

Han pasado 72 años y el centro materno infantil Ave María, ubicado en Santa Marta de Tormes desde 1974, sigue cumpliendo los fines para el que fue creado el pasado siglo. Ofrecer un hogar para la mujer embarazada o con hijos menores porque, como explica su directora, Rosario Álvarez ‘Chari’, “vienen rotas, con heridas muy fuertes, solas y es un momento muy duro para ellas”, por lo que el apoyo psicológico resulta fundamental y la base afectiva, clave para estas jóvenes.

En un ambiente familiar, de cercanía y acogida, este centro materno infantil recibe a mujeres gestantes o con niños muy pequeños. Adolescentes, mayores de edad, españolas, inmigrantes, con un bebé o con más… aquí encuentran un hogar y disponen de apoyo psicológico, orientación y ayuda para conciliar el cuidado de su hijo con la vida laboral. "Este centro es para que, la que quiera, salga adelante y tenga una vida normalizada". Es el gran objetivo de este centro materno infantil con una larga vida, por el que han pasado centenares de madres y bebés. 

Estancias de las madres que pueden prolongarse hasta los cinco años

Al frente del centro materno infantil desde hace 17 años, Rosario Álvarez destaca que es un sitio para que las jóvenes dispongan de una vida normalizada. Con unas amplias instalaciones que invitan al sosiego y a la calma y en un ambiente familiar, el centro acoge a las jóvenes, las ayuda, mantiene y prepara para que, finalizada una estancia que puede prolongarse entre cuatro y cinco años, la madre y su hijo puedan integrarse en la sociedad de forma satisfactoria.

Con situaciones “delicadas” de las mujeres que llegan al centro, el perfil es variado, aunque son, sobre todo, muy jóvenes con un nivel cultural bajo en general, con algún caso de menores autorizadas por los padres para permanecer en este centro.

La directora explica que actualmente son tres los perfiles de las mujeres que son atendidas. Por un lado, emigrantes sin documentos, “con muchos problemas para encontrar trabajo”; por otro, española joven con familia en dificultades y un tercer perfil de jóvenes, adoptadas en la segunda infancia (6-7 años), que llegan “con una mochila” y los padres tienen muchos problemas para afrontar situaciones como el embarazo o ya ha han salido del ámbito familiar.

Rosario Álvarez: “La mayor satisfacción es conseguir que salgan adelante”

Con las plazas disponibles siempre ocupadas, actualmente son 14 las madres atendidas en este centro, con bebés de todas las edades. Su día a día depende de la actividad de la madre, si estudia o está realizando cursos formativos.

“Cada una tiene su programa en función de su situación”. Los más pequeños –hasta los seis meses- se quedan en la ludoteca del centro materno, el resto acude a la guardería municipal mientras las madres acuden a los institutos o a sus cursos de formación. En algunos casos, hay madres que también colaboran en el servicio de la ludoteca para los niños que se quedan en el centro. Por la tarde, las madres se reparten tareas asignadas en el centro y, por la tarde, los niños cuentan con servicio de ludoteca para que las mamás puedan estudiar o realizar cursos y talleres.

Centro privado, creado por la Institución Secular Cruzada Evangélica, la directora destaca la buena relación con instituciones como el Ayuntamiento de Santa Marta, Cruz Roja, Cáritas o Diputación y centenares de anécdotas de madres y niños que han pasado por este centro. Y, como manifiesta, “la mayor satisfacción es hacer todo lo que puedo para que estas chicas salgan adelante, que tengan una vida normalizada”. Con un alto porcentaje de mujeres que consiguen finalizar su proceso y se marchan del centro con formación, hay algún caso, lamenta, “que no aguantan, terminan antes y otras recapacitan y vuelven”.

Importante labor del voluntariado

El equipo del centro materno Ave María lo forman una psicóloga, dos trabajadores sociales, dos educadores sociales y personal de apoyo. Asimismo, la directora resalta la labor que desempeña un amplio equipo de voluntarios “que son de gran apoyo”. Personas que participan en la ludoteca, talleres de teatro, profesores, psicólogos infantiles, universitarios “labor fundamental también porque contribuye a que las jóvenes se relacionan con personas que tienen una vida normalizada y unas expectativas de vida, descubren que hay otras cosas”.

Cassandra: “Somos una gran familia”

“Gracias al centro Ave María estoy con mi hijo. Los servicios sociales me lo retiraron cuando tenía siete meses, estuve luchando y llorando, sufriendo, solo para recuperarlo, y lo conseguí”. Es el testimonio de Cassandra, que afirma que está contenta “porque mi hijo está conmigo y porque estoy estudiando hostelería y formándome como una familia con mi hijo. En el centro materno infantil somos una gran familia, entre todos somos una gran familia”, explica Cassandra.

Estefanelly: “Llegué embarazada, menor y sin nada, me voy con más de lo que esperaba”

Estefanelly, de 22 años, llegó al centro hace cuatro años embarazada y menor de edad, sin papeles y sin un lugar a donde ir.  “Soy dominicana y toda mi familia está allí. El centro me ha acogido y en todos estos años ha sido mi familia.  Doy gracias a las personas que han estado siempre a mi lado en los momentos más difíciles de mi vida, en especial a Chari, la Directora del centro. Gracias a ella tengo ahora la oportunidad de darle una buena educación a mi hijo y salir adelante con él. “Personalmente me considero una persona más feliz más tranquila y sobre todo más entregada a mi niño. “Llegué sin nada y me voy con más de lo que esperaba. Gracias a todos por aguantarme  y no perder la fe en mí. Hoy soy lo que soy gracia a todos los que me han ayudado. Yo les aconsejaría a todas las chicas que se encuentran en una situación parecida, que aprovechen al máximo las oportunidades que les da la vida y salir adelante con nuestros hijos, porque al fin y al cabo ellos no eligieron esto”, explica en su testimonio.


La Casa de las Conchas acoge la presentación de 'Cuentos de Mamá' escrito por madres del Centro Materno Infantil Ave María13/03/2019

Se trata de una recopilación de cuentos escritos por las mamás del Centro Materno Infantil Ave María en Santa Marta de Tormes.

Esta iniciativa nace en el Centro Materno Infantil Ave María, el cual abre sus puertas en 1949 con la finalidad de dar acogida a mujeres gestantes o madres con hijos de entre 0 y 4 años que por diversas razones, se encuentran en especial dificultad y con riesgo de exclusión social.

Teniendo en cuenta que todas las participantes de este proyecto han pasado por alguna situación crítica, se les propuso escribir librementesobre alguna circunstancia de su vida, finalizando el texto con un pensamiento imaginando el futuro más próximo y cómo desearían que fueran sus vidas.

Gracias al impulso del Club Rotary de Salamanca y la Junta de Castilla y León, se le ha podido dar forma a esta iniciativa a través del libro ‘Cuentos de Mamá’, que pretende convertirse en un símbolo de superación y utilizar así la escritura como terapia.

La presentación del libro será este sábado 16 de marzo a las 12:00 horas en la Biblioteca de la Casa de las Conchas y contará con la participación de: Miguel García García, artista y coordinador del proyecto; Centro Materno Infantil Ave María y Club Rotary Salamanca. Rosario Álvarez (Chari), Directora del Centro Materno Infantil Ave María y Roald Schoenmakers, actual presidente del Club Rotary Salamanca. Consejero Delegado de la empresa 

Fuente: Tribuna de Salamanca


Madres adolescentes y solteras del centro Ave María relatan sus historias en el libro Cuentos de Mamá01/02/2019

 

 

Este proyecto solidario refleja las historias de superación de estas mujeres para sacar adelante a sus retoños

A los 16 años cuando te tuve y te vi entre mis brazos, me sonreíste y mi vida cambió por completo. (...) Cuando cumpliste un año nos fuimos a un lugar llamado centro materno-infantil 'Ave María' donde nos ayudan para llevar una vida autónoma". La historia va sin nombre. Y si lo hay es ficticio para respetar el anonimato de las madres que se esconden detrás de las historias de 'Cuentos de mamá', un proyecto solidario que refleja las historias de superación de madres, mayoritariamente adolescentes y solteras, que han tenido que superar mil batallas para escribir sus historias sobre el papel.

Todo empezó con un taller realizado por Miguel García, impulsor del proyecto 'Cuentos de Mamá', a través del Club Rotary de Salamanca. "Lo primero que hice fue un taller creativo para que las mamás crearan un símbolo", detalla para lo que cedió un molde de las manos de los bebés y las suyas para que fabricaran su propia escultura. Tras una iniciativa, en la que las madres mostraron sus sentimientos, se decidió continuar compartiendo las historias de las madres a través de sucesivos talleres. "Había madres que les había costado contar su experiencia, y gracias a esta iniciativa abrieron su corazón", detalla García. La responsable del centro, Rosario Álvarez, destaca el avance que supone para las madres "contar su experiencia vital". 'Son vidas muy duras, rotas con historias familiares muy fuertes donde hay sentimientos de abandono, pero también de querer tirar hacia adelante con sus hijos', detalla Álvarez.


‘Cuentos de mamá’, una iniciativa para dar hogar a madres e hijos29/01/2019

 

EL CENTRO MATERNO INFANTIL AVE MARÍA HA LANZADO LA INICIATIVA ‘CUENTOS DE MAMÁ’, QUE ESPERA RECAUDAR 15.000 EUROS PARA CUBRIR LOS COSTES QUE SUPONE LA ESTANCIA EN LA CASA DE ACOGIDA DE TRES NUEVAS MADRES JUNTO A SUS HIJOS

Taller de escritura del Centro Materno Infantil Ave María en el que las madres escribieron los relatos que forman parte del libro ‘Cuentos de mamá’.

La maternidad es una experiencia que conlleva muchos retos, pero esta se vuelve más complicada aún, para aquellas mujeres que no cuentan con los recursos económicos necesarios. La falta de un hogar, de una formación académica o las heridas emocionales del pasado, pueden ser barreras difíciles de superar, especialmente para las madres más jóvenes.

Con el fin de prestarles su ayuda, el Centro Materno Infantil Ave María, situado en Santa Marta de Tormes, abrió sus puertas en el año 1949. Esta residencia, con capacidad para acoger a catorce mujeres, tiene como objetivo ofrecer un hogar a las gestantes y a las madres con hijos de entre 0 y 4 años que, por diversas razones, se encuentran en riesgo de exclusión social.

Siete décadas después, la institución continúa realizando su labor. Para ello, el Centro Ave María ha dado la bienvenida al nuevo año con una campaña solidaria que espera recaudar 15.000 euros. Los fondos donados se destinarán íntegramente a cubrir los costes que supone la estancia en la casa de acogida de tres nuevas madres junto a sus hijos e hijas durante el periodo de un año.

De acuerdo con Rosario Álvarez, directora del centro, se recompensará a los donantes cuya aportación sea superior a 50 euros con un ejemplar del libro solidario ‘Cuentos de mamá’. Este proyecto, impulsado por el Grupo Rotari, está formado por relatos en los que se narran las experiencias personales de las mujeres que viven en la entidad.

Escribir como terapia

“La iniciativa de escribir las historias de las madres surgió a partir del taller ‘¿Que podemos hacer con nuestras propias manos?’”, comenta Rosario Álvarez. “En él, convocamos a todas las mamás y bebés para llevar a cabo una actividad que consistía en hacer una escultura de sus manos, hablando sobre el significado de una obra de arte y pensando, además, en las emociones que nos puede transmitir”, afirma.

“Se nos ocurrió que el cuento podía ser un buen ejercicio de voluntad para que algo cambiara en sus vidas”

A partir de ese encuentro, nació la idea de que las madres acogidas en la residencia plasmaran sus historias personales en un texto escrito por ellas mismas. “Teniendo en cuenta que todas han pasado por alguna situación crítica, se nos ocurrió que este podía ser un buen ejercicio de voluntad para que algo cambiara en sus vidas”, señala la directora del Centro Materno Infantil Ave María.

Así, se les propuso escribir libremente sobre alguna circunstancia que les hubiera marcado, de manera que finalizaran el relato imaginando cómo desearían que fuera su futuro más próximo. Con ello, se pretendía convertir los textos en “un gesto y símbolo de superación, además de utilizar la escritura como terapia”, apunta Rosario. Sin embargo, los escritos se quedaron guardados en un cajón hasta que surgió el proyecto de literatura solidaria “Cuentos de mamá’.

Ahora, desde la entidad se espera que estas historias personales ayuden a cambiar la vida de más mujeres y de sus hijos, gracias a los donativos de los ciudadanos. Estos se pueden realizar a través de la página web https://yodono.eu/campaign/42 o poniéndose en contacto telefónico con la institución.

Ayuda psicológica y cursos

El Centro Ave María no solo aporta un hogar a las madres y a sus hijos. El fin último es lograr la autonomía de estas mujeres, por lo que la institución les ofrece una ayuda integral que las impulse a conseguirlo.

“Son chicas jóvenes, de entre 20 y 24 años que llegan a nuestra residencia gracias a diferentes organizaciones como Cruz Roja o Cáritas y que no tienen el apoyo económico necesario”, señalan fuentes de la dirección. “Otras nos conocen mediante el boca a boca”, sostienen.

Uno de los voluntarios mientras da de comer a un pequeño de la institución.

A través de talleres de ayuda psicológica, cursos de formación de habilidades maternales y de programas académicos y de inserción laboral, el personal técnico del centro trabaja día a día para que la estancia en él “no sea un parón en sus vidas”, comenta Rosario Álvarez. Estancia que tiene una duración media de dos años, ya que, en palabras de la directora de la casa de acogida “las madres que acuden a nosotros vienen muy rotas.”

No obstante, la asistencia que ofrece la institución no acaba cuando las mujeres terminan el proceso. Una vez han salido, se les sigue dando apoyo a la conciliación para que puedan compaginar sus estudios o su vida laboral con la maternidad.

Voluntariado

Además de las psicólogas y las trabajadoras sociales que desarrollan su labor en la entidad, el Centro Materno Infantil Ave María también cuenta con la colaboración de voluntarios. Gracias a la ayuda desinteresada que prestan, la casa de acogida cuenta con un servicio de ludoteca, en la que los pequeños pueden divertirse.

Todo este apoyo no ha pasado desapercibido para las personas que forman parte de la residencia, que afirman estar profundamente agradecidos con la ciudad. “Desde que abrimos el centro, hemos percibido una sensibilidad especial con nosotros”, afirma su directora.“No podemos más que expresar nuestra gratitud con los salmantinos.”

Fuente: Dgratisdigital


Aldeatejada y CGB entregan la recaudación del Cross Solidario11/01/2019

 

A Proyecto Hombre Salamanca y al Centro Materno Infantil Ave María

11 ENE 2019 / 10:48 H.

Fuente: La Gaceta

El Ayuntamiento de Aldeatejada y la empresa CGB Informática hicieron entrega este lunes a Proyecto Hombre Salamanca y al Centro Materno Infantil Ave María de los cheques con la recaudación obtenida en el III Cross popular de Aldeatejada. Cada uno recibió mil euros que destinarán a la labor diaria que realizan uno en la lucha contra las adicciones o otro en la ayuda a madres solteras.



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.