Mi amiga invisible

Después de la celebración de la Navidad, enero es un mes perfecto para "reencontrarnos" y una estupenda manera de sentirnos más cercanas es con el "amigo invisible", o mejor, de "la amiga invisible"; nos ha hecho pensar en las demás de una forma especial; hemos querido sorprender, acercar a nuestra amiga; que se sintiese bien, que se sintiese querida, valorada; que sepa que ella es importante, que alguien se interesa por ella.

¡Éste es el mejor regalo que se puede recibir!



Miércoles 6 de enero: ¡día mágico!

Vivir cada año el día de los Reyes Magos en esta gran familia es, sencillamente, maravilloso.

Es un día mágico, lleno de ilusiones y alegrías. Ver las caritas de los "peques", sentir sus abrazos, sus emociones, nos llena de verdadera felicidad.

Detrás de cada regalo, de cada ofrenda, de cada gesto, sentimos el cariño, el afecto. Percibimos la cercanía y esto nos hace sentir especiales, acogidas, queridas, valoradas; sentimos que es posible alcanzar y conseguir lo que nos propongamos, vivir con autonomía y ser felices.

El día de los Reyes Magos inunda los corazones de cada una de nosotras y de nuestros niños.



Con la vuelta de enero ¡y Filomena...!, que nos ha "tenido en vilo" con el intenso frío y la nieve, hemos disfrutado y vivido experiencias inolvidables.

Primero, la llegada de un nuevo miembro más a nuestra familia, que nos ha colmado de gran alegría e ilusión y, después… ¡la llegada de los Reyes Magos!; nuestras Majestades lo han tenido difícil para poder acercarse a nuestra Casa, pero para ellos nada hay imposible; es más, hicieron de la noche de Reyes una noche mágica y, como si de un juego se tratase con sus simpáticas pistas, nos guiaron en nuesto camino hacia sus ofrendas; ¡fue emocionante! ¡qué caritas las de nuestros pequeños, asombrados por tanta generosidad!

Además, hemnos compartido momentos muy especiales con el juego del "amigo invisible"; ¡qué bonitos los mensajes transmitidos con los regalos! esto ha sido lo realmente importante, es lo que nos hace sentir que no estamos solos y que tenemos gente a nuestro alrededor que nos quiere y nos valora.

También, aprovechando la ocasión de la nevada, no hemos podido menos que disfrutar de ella  (algo tan inusual en esta zona) haciendo  nuestro primer muñeco de nieve y, por supuesto, hemos colaborado en la retirada de la nieve de aceras y caminos de la entrada a la Casa.

Han sido unos días muy intensos, llenos de momentos inolvidables.


 



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar  Rechazar