Doroteo Hernández Vera, fundador del ISCE


Doroteo Hernández Vera, nace en 1901 en Matute de Almazán (Soria) en el seno de una familia humilde y profundamente cristiana. Siendo así no dudan en ayudar a su hijo cuando éste decide ser sacerdote, a pesar de ser el único hijo varón. Doroteo realiza los estudios que le preparan para el sacerdocio en el Seminario de Sigüenza (Guadalajara).

Su vida fue una respuesta generosa a la vocación recibida.

Sus deseos de llegar a todos hacen que su Obispo lo defina como “un Río desbordado”. Vive profundamente la frase evangélica “la mies es mucha y los obreros pocos”, trabajando incansablemente con la juventud, el mundo obrero, presos, familiares y, en general, aquellos campos donde puede ser más difícil difundir el evangelio.

Pero sin duda, donde se puede intuir la sensibilidad de Doroteo, es cuando anima a trabajar a favor de la mujer en situaciones especialmente delicadas.

Resulta difícil en poco espacio definir la personalidad de Doroteo. Los que le conocieron lo califican como un hombre sencillo, humano, cordial, íntegro, prudente, sabio, noble, sincero, amante de la verdad y de la justicia, con temple de héroe y con ardor de apologista y siempre llevado del más exquisito amor hacia los hermanos. Bondadoso, acogedor y lleno de virtudes humanas, daba confianza al interlocutor, porque era abierto y sencillo, dialogante y optimista. Doroteo, actualmente en proceso de beatificación, fue fundador y el gran impulsor del Centro Materno Infantil “Ave María”.


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.