Educar a nuestros jóvenes y adolescentes en los valores de la interculturalidad es uno de los objetivos que nos proponemos al abrir las puertas de la Casa. Conocer otras realidades les aporta riqueza. Queremos crear en ellos actitudes de acogida, de comprensión, de tolerancia, de respeto. Queremos que sean conscientes de que lo diferente aporta valor social y que no es peligroso. Queremos que eviten el rechazo.

Damos las gracias a todos los colegios, institutos y universidades que nos visitan, a lo largo del curso, para conocer la Casa y que  se interesan por las necesidades de las mamás y niños que residen en ella.

Agradecemos las iniciativas que desarrollan, las carreras y marchas solidarias, la recogida de juguetes, productos de higiene y alimentación. Muchas gracias por todo:  ¡cada ayuda cuenta!


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.